Vientos de cisma: Obispos y teólogos contra Roma respecto a bendiciones para parejas homosexuales

Redacciónpublicado el

(Giulia Tanel, Il Timone – 24 de marzo de 2021) ¿Se dirige la Iglesia hacia un cisma? La pregunta parece legítima a la luz de los movimientos que ha generado el «responsum» de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aprobado por el Papa Francisco, publicado el pasado 15 de marzo, sobre la imposibilidad de bendecir a las parejas del mismo sexo por parte de la Iglesia.

Como escribimos en estas mismas columnas, informando respecto a una serie de comentarios candentes, de hecho se hizo inmediatamente evidente que, si por un lado estaban aquellos que, como el Obispo de Ratisbona Rudolf Voderholzer, o el de Passavia, Stefan Oster, acogieron con agrado el pronunciamiento, por otra parte, no fueron pocos los prelados y/o los laicos comprometidos, fundamentalmente en las filas de los grandes promotores del Camino sinodal alemán en marcha, que aceptaron «con reserva», por así decir, el documento de la Congregación, por un lado haciendo comentarios interpretativos en clave de apertura y, por otro, implementando una serie de acciones muy concretas para señalar la propia posición: sobre todo, la elección de la Diócesis de Limburgo, presidida por Monseñor Georg Bätzing, Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana (Dbk), que actualizó su perfil de Facebook (foto al lado) encerrando la imagen en un arcoíris simbólico, junto con la palabra (¿ecuménicamente?) en inglés y bajo un hashtag: «Love is no sin», es decir, «El amor no es pecado».

O sea, la conclusión es que, partiendo de la tierra a la que perteneció a Lutero, con una extensión que va más allá de las fronteras nacionales alemanas y que toca también varios países directamente vecinos, como Austria, Bélgica y Suiza, siempre sopla con fuerza un viento de cisma, de separación del cuerpo de la Iglesia Católica a la luz de divergencias doctrinales y pastorales que se están imponiendo de una manera cada vez más nítida y clara.

Naturalmente, sería ingenuo creerlo, no se trata de un hecho extemporáneo ni repentino, dado ya que durante años se han registrado presiones de «arco iris» en todo el mundo incluso en el ámbito intraeclesial, sin embargo parece que el fruto de este trabajo bajo cuerda está ahora a punto de mostrar una maduración concreta en Alemania.

Y esto, de acuerdo con cuanto escribe el ex-director del Tagespost Guido Horst, es también el resultado del hecho de que varios Obispos alemanes -como ha quedado claro en estos días, con un silencio ensordecedor de muchos respecto al documento de la Congregación de la doctrina de la fe- renunciaron a predicar, a guiar a sus ovejas, a ser maestros en la fe, dejando así un amplio espacio de infiltración a quienes no sienten «cum ecclesia«, quienes, por su parte, no han vacilado y no dudan en sembrar frutos contrarios a la enseñanza de Cristo, naturalmente con todo el apoyo de los grandes medios de comunicación.

Simultáneamente, también los teólogos están desempeñando su propio papel. Es siempre el Tagespost que, en otro artículo, informa que un grupo de trabajo de la Universidad de Münster, formado por más de 200 teólogos de ambos sexos, ha dado a luz una declaración en la que, de hecho, se distancia del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, respecto al cual lamentan una falta de «profundidad teológica, comprensión hermenéutica y rigor argumentativo», además de ser, a su juicio, discriminatorio y caracterizado por un «paternalista gesto de superioridad» con relación a las personas homosexuales y su estilo de vida.

Por otro lado, los teólogos elogian a los diáconos, a los sacerdotes y a todos aquellos que, en el ámbito de su ministerio, se esfuerzan por reconocer a las personas y las parejas homosexuales, incluso bendiciéndolas.

Redacciónpublicado el