Un hombre reza afuera de una clínica de aborto: es arrestado y después liberado

Chiara Chiessipublicado el

Christian Hacking, de 29 años, fue arrestado por la policía después de haber sido visto rezando afuera de una clínica de abortos en Londres en el pasado mes de agosto. Hacking, que está en una silla de ruedas después de haber sufrido un grave accidente durante una escalada, fue arrestado y cargado en una camioneta por agentes de policía por haber supuestamente incumplido una orden de protección de los espacios públicos (PSPO, las llamadas «zonas tampón»), fuera de una clínica de abortos en la zona oeste de Londres. Las asociaciones pro choice -pro aborto- criticaron su «incumplimiento intencional de la PSPO» y han dicho que «nadie debería sufrir acoso» cuando aprovecha el «servicio» del aborto.

Sin embargo, el Centro Legal Cristiano (CLC), que representa a Hacking, dijo que el hecho de que los agentes «hayan llevado a una persona discapacitada y su silla de ruedas en una furgoneta antidisturbios, simplemente porque estaba orando, son profundamente inquietantes«. También criticó el desperdicio de «recursos policiales vitales« después de que se retiraron los cargos contra Hacking. El valiente voluntario fue arrestado el 8 de agosto y fue declarado inocente de la acusación de no haber respetado la PSPO.

En Europa, este es el primer caso de arresto, en los tiempos modernos, de alguien que ha rezado en las afueras de un organismo público, y la historia ha conmovido enormemente a las asociaciones pro-vida, especialmente en Londres. El Servicio de Fiscalía de la Corona (Crown Prosecution Service-CPS) envió una carta al joven, en la que declaró que los cargos habían sido retirados porque no había «pruebas suficientes para dar lugar a una perspectiva realista de condena«.

Las filmaciones del cuerpo policial revelan que cuando el Sr. Hacking pidió una aclaración sobre lo que había hecho mal, un agente le dijo: «Estoy diciendo que usted violó la orden judicial«. El Sr. Hacking le respondió: «Entonces, de acuerdo con la orden judicial, ¿es un delito rezar fuera de un lugar donde son asesinados niños?«. En resumen, estos son tiempos difíciles para los pro-vida, pero esta pequeña victoria de la justicia nos da esperanzas para el futuro.

Chiara Chiessipublicado el