Sacerdotes australianos prefieren la cárcel antes que violar el secreto de confesión

Redacciónpublicado el

La Fraternidad Australiana del Clero Católico adhirió a los Obispos y sacerdotes que se niegan a violar el secreto de confesión. Las nuevas leyes en vigencia en los territorios de Camberra y el Sur de Australia los amenazan con la cárcel si, en determinados casos, se negaran a violar ese secreto. La Fraternidad destacó que el secreto sacramental «es Ley Divina de la cual la Iglesia no tiene el poder para dispensar«.

El Administrador Apostólico de Adelaide, Mons. Greg O’Kelly [foto], afirmó: «No podemos cambiar la naturaleza del confesionario, donde el sacerdote es un representante de Cristo«. El Arzobispo de Melbourne y otros sacerdotes no obedecerán esa ley inicua e inmoral. El Código de Derecho Canónico prohíbe en forma terminante al confesor hacer uso de toda y cualquier información oída en confesión sacramental.

El caso de Austria no es aislado. Leyes análogas son ensayadas en nuestros países, abriendo el camino a la persecución religiosa.

(«Catolicismo«, San Pablo, Brasil, 813, septiembre de 2018).

Redacciónpublicado el