Oración de reparación por los actos idolátricos cometidos durante el pasado sínodo Pan amazónico

Redacciónpublicado el

Mons. Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de Astana (Kazakistan), recomendó una “Oración de reparación por los actos idolátricos cometidos durante el Sínodo del Amazonas”, explicando que la misma debe ser entendida como una “ayuda para los fieles” junto con los otros actos de reparación como la celebración de la Santa Misa, la adoración del Santísimo Sacramento, el rezo del Santo Rosario y otras prácticas de devoción. Este es el texto de la oración:

Oración de reparación por los actos idolátricos durante el pasado sínodo Panamazónico

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, recibe por las manos de la Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María desde nuestro corazón contrito un acto sincero de reparación por los actos de veneración de ídolos y símbolos de madera que ocurrieron en Roma, la Ciudad Eterna y el corazón del mundo católico, durante el Sínodo Panamazónico. Derrama en el corazón de Nuestro Santo Padre el Papa Francisco, de los Cardenales, de los Obispos, de los sacerdotes y fieles laicos, tu Espíritu, que expulsará la oscuridad de las mentes, para que puedan reconocer la impiedad de tales actos, que ofendió tu majestad divina y te ofrezcan actos de reparación públicos y privados.

Derrama en todos los miembros de la Iglesia la luz de la plenitud y belleza de la fe católica. Enciende en ellos el ardiente celo de llevar la salvación de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, a todos los hombres, especialmente a las personas en la región amazónica, que todavía están esclavizadas al servicio de materiales débiles y cosas perecederas, tal como son los símbolos e ídolos sordos y mudos de la «madre tierra». Enciende la luz de la fe en aquellas personas y especialmente en las personas de las tribus amazónicas, que aún no tienen la libertad de los hijos de Dios, y que no tienen la felicidad indescriptible de conocer a Jesucristo y tener en Él parte en la vida de tu naturaleza Divina.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tú, el único Dios verdadero, además de Quien no hay otro dios ni salvación, ten piedad de tu Iglesia. Mira especialmente las lágrimas y los suspiros contritos y humildes de los pequeños en la Iglesia, mira las lágrimas y las oraciones de los niños pequeños, de los adolescentes, de los hombres y mujeres jóvenes, de los padres y madres de familia y también de los verdaderos héroes cristianos, quienes en su celo por tu gloria y en su amor por la Madre Iglesia arrojaron al agua los símbolos de abominación que la contaminaron. Ten piedad de nosotros: ¡perdónanos, Señor, parce Domine, parce Domine ! Ten piedad de nosotros: ¡ Kyrie eleison ! Amen.

Redacciónpublicado el