No al «ingreso por ciudadanía», si por natalidad

Redacciónpublicado el

No al ingreso por ciudadanía1, sí al «ingreso por natalidad»: es cuanto han pedido, públicamente y en alta voz, Lavinia Mennuni, consejera comunal de Roma (Capital), Flaminia Camilletti, responsable de Mamás de Italia, Maria Molinari, presidenta de la asociación cultural Hermes 2000, Giovanna Sorbelli, presidenta de Eudonna, y Fabrizio Lastei, portavoz de Militi Christi.

«Italia está en condiciones de grave emergencia -afirmaron- Tiene la tasa de natalidad más baja a nivel europeo y la Historia, como también todos los indicadores, dicen que una nación que no tiene hijos está destinada a morir». Por ello, «a Italia no le sirve una catarata de medidas asistencialistas como el ingreso por ciudadanía, sirve más bien invertir en las familias y en las empresas. En particular, es necesario un gran apoyo a las familias, aquellas que existen y que están luchando para llegar a fin de mes y aquellas que aún no existen porque no tienen la posibilidad de enfrentar la dificultad de traer al mundo un hijo en esta época de incertibumbre. No es solo una cuestión de alta política, sino un tema económico, porque existe una indiscutible recesión, que proviene de una población que envejece, no se renueva y no tiene jóvenes de fuertes espaldas que puedan hacer de dintel de sostén del Estado. Todo pueblo que ha renunciado a apoyar la vida ha fracasado. Nosotros deseamos detener este desvío y consideramos que es una prioridad de todas las agendas institucionales».

De ahí la propuesta: «Estamos en la plaza para comenzar una gran movilización a fin de pedir al gobierno los ingresos de natalidad», es decir un paquete de medidas que abarca: 1) una asignación mensual por hijo nacido hasta el cumplimiento de los 18 años de edad, así como deducciones fiscales para las familias numerosas; 2) desgrabación parcial para las empresas que contratan mujeres en edad fértil; 3) desgrabación total para las empresas que se remodelan con adaptaciones del horario y de la organización del trabajo para ir al encuentro de las exigencias de las mujeres ya contratadas con niños pequeños o en edad escolar; 4) gratuidad del sistema escolar de los niños; 5) subvenciones para la adquisición de productos alimenticios y sanitarios para los niños; 6) creación de figuras profesonales para apoyar a las familias numerosas.

«De este modo – agregaron los promotores de la manifestación – Italia, como ya ocurrió en Francia, además de los beneficios también económicos de una nación poblada, en un breve período tendrá la manera de relanzar una economía especialmente alimentada por las medidas a favor de la natalidad con beneficios para la empresa, la ocupación y el bienestar de las familias».

1 Dicho ingreso en Italia es denominado «renta de ciudadania«, una ayuda económica garantizada por el Gobierno -cuyo monto máximo es de 780 euros mensuales- a desempleados que se encuentren en dificultades económicas.

Redacciónpublicado el