La gran influencia de las logias a escala mundial

Mauro Faverzanipublicado el

La masonería continúa imponiendo la ley y a influenciar los debates parlamentarios, las instituciones, la política y la ética a nivel planetario.

Algunos ejemplos, en diferentes latitudes. El último 15 de junio se apresuró a ir a Francia el Ministro de Defensa de Costa de Marfil, Hamed Bakayoko. Era esperado en unos días, pero debió anticipar el desplazamiento porque precisamente ese día había fallecido el Gran Secretario de la Gran Logia de la Costa de Marfil, Michel Rosier, hospitalizado en una clínica francesa, para el tratamiento de un tumor en el páncreas ya en fase terminal. Y Bakayoko se apresuró a llegar a su cabecera por un motivo bien preciso, por una suerte de acto debido: porque, además de ser ministro marfileño, es también Gran Maestro de la misma obediencia masónica de Rosier, obediencia históricamente en la órbita de la Gran Logia nacional francesa, aunque hace seis años estaba marcada por feroces luchas intestinas con la sección local de otra influyente logia, la afro-americana Prince Hall, vinculada a la CIA y al Pentágono.

No solamente esto. En el último mes de julio, con motivo de la Conferencia de los Grandes Maestros de la mayor logia regular de África, celebrada en Maputo, fue elegido como nuevo secretario ejecutivo de la masonería africana Benedetto Kouassi. Kouassi no es uno cualquiera: es un riquísimo hombre de negocios, que llegó a la cima de la Gran Logia de Benin y de la política nacional, recientemente abandonada, después de haberla significativamente influenciado en las filas de la Usl-Unión Social Liberal. Un adiós no casual, porque hoy le esperan nuevas misiones, in primis la de gestionar la crisis de la Gran Logia nacional del Togo

Vayamos a Francia, donde la masonería tiene en vista insertar la noción de «laicismo» en la Constitución, como lo especificó claramente el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, Jean-Philippe Hubsch, en el discurso inaugural, después de haber sido reelegido para su segundo mandato: «La laicidad está más que nunca amenazada, tanto en la esfera pública como en las empresas, en los clubes deportivos o en las asociaciones declaró – Nuestro papel es el de obtener la constitucionalización de los dos primeros artículos de la ley de 1905 y a hacer que dicha norma sea aplicada en todo el territorio de la República, sin excepción alguna. Insertar la laicidad en la Constitución le dará una fuerza jurídica mayor, que la protegerá de los intentos de destruirla».

Pero el Gran Maestro se refirió también al «Libro blanco de la política internacional» del Gran Oriente, en el cual se habla de la política promovida por la obediencia masónica a través de Ame-Alianza Masónica Europea, para convertirse en un interlocutor internacional fiable y un referente seguro en Bruselas, pues allí se habla de sus relaciones con los Países del Mediterráneo, de la cooperación África-Europa, de su papel en el Continente americano y del desarrollo de las logias en Asia. Todo lo cual deja en evidencia como sus tentáculos se extienden ahora en todo el mundo.

Más aún: este año el Gran Oriente de más allá de los Alpes también comenzará las «Universidades Populares Masónicas», que otra cosa no son si no un intento para “reclutar” nuevos secuaces, proponiendo, una vez al mes, una conferencia pública sobre temas filosóficos, gracias a la presencia de oradores conocidos por el público en general

Siempre en Francia, en la sede la Asamblea Nacional, junto con la Federación Nacional del Libre Pensamiento, de los seis invitados de la sección «corriente filosófica», cinco son representantes de logias; los de cultos admitidos, por el contrario, son solamente cuatro, en realidad tres, porque el Cfcm-Consejo francés del culto musulmán se echó atrás y no quiso tomar parte en los trabajos. Quien lo reveló fue el cotidiano católico más allá de los Alpes La Croix, que también dejó en evidencia la influencia ejercida por los masones en la Federación protestante nacional, cuyo exponente, el pastor François Clavairoly, se quejó frente a los diputados por el hecho de que las audiencias hayan tenido lugar individualmente: incluso según Édouard Habrant, Gran Maestro de la Grande Logia Mixta de Francia, «sería interesante asociar nuestras miradas espirituales, porque la espiritualidad forma parte de la masonería» y manifestó que estaba convencido de que religiosos y pueden identificar «perspectivas convergentes».

Pero la realidad es otra y, más allá de las bellas palabras y de las bellas palabras, las logias se declararon masivamente a favor de un acceso universal a la fecundación asistida, mientras que las confesiones religiosas, en cambio, opusieron un categórico rechazo o, como mínimo, manifestaron serias reservas. Los hechos prueba que es evidente la insanable antinomia entre estos dos mundos. Pero también es evidente el poder abrumador y la enorme influencia ejercida por la masonería a escala internacional.

Mauro Faverzanipublicado el