La cristianofobia está creciendo en Inglaterra, Escocia y Gales

Redacciónpublicado el

La cristianofobia  está en aumento en todo el  Reino Unido. Tanto en  Inglaterra  como en  Escocia y  en  Gales aumentaron los actos de vandalismo y también las formas de «autocristianofobia» que consisten en actos burlones hacia la Iglesia realizados por los mismos clérigos.

El último episodio de cristianofobia en orden cronológico ocurrió en  Liverpool, Inglaterra. El 3 de agosto ppdo. personas no identificadas atacaron la  Iglesia Católica  dedicada al rey y mártir San Oswald, una iglesia en el centro de Liverpool, y rompieron los históricos vitrales que decoraban seis ventanas. El actual edificio sagrado de San Oswald fue reconstruido en la década de 1950 en un edificio histórico que data de 1840, entonces proyectado por Augustus Pugin, del que solo se conserva el campanario oeste. El presbiterio, en cambio, es el original y se remonta al 1847.

No contentos con su primer ataque, los  vándalos  escribieron  con tiza la palabra «beast»  («bestia»), en la parte externa del edificio sagrado. El término utilizado parece ser una clara referencia a lo que se informa en el libro del Apocalipsis  de San Juan Apóstol, el último de la Biblia, en cuyo capítulo trece (después especificado en 17.8-12) se habla de la «bestia» que opera en estrecha colaboración con el Anticristo  en el fin de los tiempos.

La policía de  Merseyside  está investigando el episodio de cristianofobia mientras las ventanas dañadas han sido tapeadas. El vandalismo fue denunciado a la policía poco antes del mediodía de ese día y la policía cree que el daño se infligió esa misma mañana, probablemente antes del amanecer. Un portavoz de la policía alentó a todos a compartir información con las autoridades tanto sobre los hechos como sobre el posible reconocimiento de los delincuentes involucrados.

Hace poco más de un mes, entre el 3 y el 5 de julio, la  iglesia de Sant’Athernase , en Leuchars, uno de los sitios religiosos normandos más significativos de  Escocia  del punto de vista histórico,  sufrió  la total destrucción del sistema de iluminación. externo y la devastación de un cierto número de ventanas del edificio sagrado. El P. John Duncan afirmó que el vandalismo fue un shock para toda la comunidad, especialmente dada la importancia histórica de la iglesia y el minucioso trabajo de restauración que se terminó recientemente en Sant’Athernase, un lugar de culto amado durante más de 900 años

Hace cuarenta días, se registraron una serie de ataques en  Londres. Símbolos satánicos como el famoso «666» y los pentagramas, rasguños profundos en las puertas, llamas circunscriptas y otros daños fueron infligidos a tres iglesias en el Este de Londres . La  Iglesia de San Juan en Stratford  fue  atacada tres veces en solo 24 horas. Después hubo actos vandálicos también en la iglesia bautista San Mateo en West Ham  y en la iglesia bautista  Cann Hall Road en Leytonstone.

Las autoridades se vieron obligadas, después de 175 años, a equipar la iglesia de San Juan con una valla temporaria para proteger el edificio sagrado de nuevos ataques, después de haber visto prender fuego en las proximidades de una puerta de la iglesia, un segundo intento de incendio que dejó huellas en otra puerta y, sobre todo, una tercera puerta completamente quemada. El P. David Richards, vicario de la iglesia de San Juan,  dijo  que se están «tomando medidas para proteger nuestras puertas, lo que no nos gusta porque el espacio verde es un recurso maravilloso para las personas», augurando que pronto sean capturados los delincuentes que cometieron estos tres ataques. «La policía está investigando y les pedimos a todos que estén atentos. Estamos seguros de que alguien ha visto algo porque es un espacio donde hay mucha circulación pública, con autobuses, incluso de noche, que pasan en pocos minutos ” .

Como informó John Edney, secretario de la iglesia bautista de Cann Hall Road en Leytonstone, el edificio enfrentó dos incendios dolosos. El primero destruyó completamente el tablón de anuncios del cementerio,   mientras que el segundo desfiguró gravemente la puerta de entrada.  Cuando ocurrió el primer incendio había niños dentro de la iglesia. Una  valiente educadora , que estaba a la espera de los Bomberos, fue la primera en intervenir contra las llamas. La Policía Metropolitana está investigando los ataques pidiendo ayuda a eventuales testigos.

Pasando de Inglaterra a  Gales , específicamente al condado de Pembrokeshire en el   oeste de Gales occidental, la  Iglesia de Milford Haven  fue  objeto de  repetidos ataques por parte de vándalos. Es una iglesia normanda dedicada a San David, que fue un punto de referencia de las comunidades de Hubberston y Hakin desde hace nueve siglos. El edificio sagrado ha sido arruinado en los últimos meses por una oleada de vandalismo, tan grave que todo el techo también ha sido dañado. Y precisamente para arreglarlo, los parroquianos iniciaron una campaña de recaudación de fondos que también prevé la inclusión en la nueva estructura que se creará de las «cápsulas del tiempo «, es decir, sobres sellados conteniendo oraciones, que se convertirán así en el «patrimonio» de las generaciones venideras.

Si estos y otros actos de cristianofobia que ocurrieron en los meses anteriores se deben a la acción de  delincuentes que no pertenecen a la Iglesia , no es tan fácil clasificar lo que ha sucedido en los últimos días con respecto a tres iniciativas que han puesto en ridículo los edificios sagrados. Con la autorización de los mismos responsables de los edificios sagrados, las tres iniciativas motivaron a muchos observadores a hablar sobre la falta de respeto hacia los lugares sagrados por parte de los mismos clérigos que deberían ser los primeros en respetarlos.

Así, en la  Catedral de Rochester  se instaló un  campo de minigolf, en la  Catedral de Liverpool  se llevó a cabo una sesión de yoga , mientras que en la histórica  Catedral de Norwich  fue una vez más  instalado  el tobogán en espiral Helter Skelter. «Solo falta Canterbury» ,  comentó  el ensayista y periodista Giulio Meotti, al reflexionar que  «el cristianismo en Europa se ha convertido en algo no serio. Nunca se había visto una civilización riéndose hasta morir.»

 

Matteo Orlando, Il Giornale – 6 de agosto de 2019 

Redacciónpublicado el