El Vaticano abandona a los greco-católicos en Ucrania

Redacciónpublicado el

Uno de los aspectos del «cambio de paradigma» del Papa Francisco, como lo destacan los especialistas, es el referido a sus constantes gestos con relación a los peores enemigos de Occidente, como por ejemplo Rusia, señalada por Nuestra Señora en Fátima como un flagelo que caería sobre el mundo. El vaticanista John Allen, que simpatiza con la Ostpolitik vaticana, afirma que el Papa es aliado de Putin, jefe de guerra en Siria, pero al mismo tiempo hace silencio sobre la invasión rusa a Ucrania. De ese modo la diplomacia vaticana decepciona al rito greco-católico ucraniano, el mayor rito oriental de la Iglesia.

El Pontífice dejó eufórico al «Patriarcado de Moscú», cismático, cuyos representantes fueron a Roma a pedir se terminase el apostolado de los greco-católicos. Para los rusos ortodoxos, ese rito ni siquiera debería existir. En el último mes de julio, el Papa recibió al Arzobispo Mayor de los greco-católicos. En el comunicado emitido después de la reunión, este último «refutó sistemáticamente todo cuanto el Papa había afirmado en su encuentro con los ortodoxos rusos«. Los Papas siempre apoyaron a los greco-católicos en el mundo ruso, pero la diplomacia vaticana se mueve hoy en el sentido deseado por Moscú. El «cambio de paradigma» del Papa Francisco produjo en este tema, en grado máximo, una inversión contraria a la Historia y a la Fe. («Catolicismo», San Pablo, Brasil, octubre 2018).

Redacciónpublicado el