El primer Ministro Conte, el «Nuevo Humanismo», la Masonería

Fabio Cancellipublicado el

El 29 de agosto de 2019 la Presidencia de la República Italiana – Quirinale subió a YouTube el discurso pronunciado por el Presidente del Consejo Giuseppe Conte después de haber aceptado el encargo de formar un nuevo Gobierno. El primer ministro anuncia un «gobierno bajo el signo de la novedad», una «amplia temporada reformista», Italia deberá ser «un País que elimine las desigualdades de cualquier tipo», incluida la desigualdad «de género». Conte quiere seguir con coherencia «principios no negociables», «principios escritos en nuestra Constitución», y ya menciona algunos: «el primado de la persona», «el trabajo, como supremo valor social», «la igualdad en sus diferentes variedades, formales pero también substanciales», «el principio de la laicidad y al mismo tiempo de libertad religiosa». ¿La laicidad de Conte es la misma laicidad de la UE que defiende la teoría de Género?

Conte destaca «nuestra postura euro-atlántica». Después, casi al terminar, agrega: «Con frecuencia, en las intervenciones públicas, hasta ahora he evocado la fórmula de un nuevo humanismo, nunca pensé que fuera el slogan de un gobierno sino el horizonte ideal del País». ¿El «nuevo humanismo» del Primer Ministro es el mismo que el de Edgar Morin? El 21 de noviembre de 2018 en el CNR, el Ministro Conte definió al filósofo Edgar Morin como «un pensador refinado muy querido por mí». La pasión filosófica del Primer Ministro Conte sobresale también en la entrevista que tuvo el domingo 14 de abril de 2019 con el filósofo Emanuele Severino definiéndolo incluso como «un punto de referencia de la filosofía teorética1 a nivel internacional». En la entrevista Severino (filosofo neo-parmenideo2) presenta al cristianismo como una ideología junto con la democracia, el comunismo, el Islam, el humanismo…

Severino, propiamente hablando, no es un filósofo cristiano. En 1969 fue alejado de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán porque en su filosofía había una negación radical de toda la tradición metafísica occidental. La carrera del humanista maduró a la sombra de los ambientes eclesiásticos liberales vinculados al Cardenal Achille Silvestrini, ambientes que parecían dóciles o incluso instructores y cómplices con relación al laicismo europeísta. Es sabido que el Cardenal Silvestrini fue el director, o al menos uno de los protagonistas, de la que el Card. Danneels llamó la «mafia de San Gallo», el lobby cardenalicio que promovió la elección de Bergoglio al Papado.

Conte se declara devoto del Padre Pío pero surge la duda de que su «Nuevo Humanismo» sea afín al del centro-izquierda que promueve una política de inmigracionismo ilimitado, europeísmo, derechos-gay, vientres de alquiler, adopciones gay, teoría de Género en las escuelas. ¿Qué hay de común entre el nuevo humanismo de centro-izquierda (y de Conte) con el de la Masonería italiana? Además de la retórica y las bellas palabras, el Nuevo Humanismo, para los masones quiere decir antropocentrismo: el Hombre-Mago, centro y medida de todo, que filosófica y ritualmente “emula” al Dios-Creador para reemplazarlo en el discernimiento del bien y del mal. En la Masonería hay dos tipos de antropocentrismo: a) uno, aparentemente devoto y religioso, pero esotérico, como el Humanismo de Marsilio Ficino y Pico della Mirandola; b) el otro, más radical y laicista, como el Iluminismo.

El Gran Oriente de Italia, la mayoría de la Masonería italiana, es laicista y esotérica.

El 15 de abril de 2007 en la Gran Logia del Gran Oriente de Italia (GOI), el Gran Maestro Gustavo Raffi declaró que su Masonería «pretende la elaboración de un proyecto de un nuevo humanismo para el renacimiento de los valores» Bellas palabras. No desmienten sin embargo que el GOI sigue «el esoterismo en el Arte Real» (Estatutos GOI, Art. 5). El 9 de septiembre de 2012 el website del Gran Oriente de Italia, aún en el tiempo del Gran Maestro Raffi, publicó un artículo de Il Sole 24 Ore de Mario Ceruti y Edgar Morin, “Un nuevo humanismo nos salvará”. Los autores inciensan al Humanismo y al Renacimiento de los siglos XV-XVI como factores para «un nuevo modelo de humanidad». Consideran necesario «un principio de cohesión y de gobierno común». Miran con demasiada confianza a la Unión Europea contraria a los «egoísmos nacionales», «localismos unilaterales», «bloqueo cultural»…

Según Ceruti y Morin, sin el Humanismo y sin el Europeísmo no existe ningún futuro para Italia: «Hoy los destinos de todos son indisociables». «El camino antropológico» del Humanismo nos dice que «ahora la reforma política es indisociable de una reforma de civilización, de una reforma de vida, de una reforma del pensamiento, de una reforma espiritual, en la perspectiva de un nuevo humanismo planetario». «El antiguo Humanismo produjo una universalidad abstracta, ideal y cultural. El nuevo Humanismo planetario no puede sino nacer de un universalismo concreto, hecho tal por la comunidad de destino irreversible que une ahora a todos los individuos y a todos los pueblos de la humanidad, y toda la humanidad al ecosistema global, a la Tierra». Resumo en términos más simples las disquisiciones filosóficas de los dos autores: para ser libres y salvarse, Italia y los italianos deberán ser cada vez más siervos del pensamiento de la Unión Europea de Bruselas (y de la Masonería).

En el 2013, en un discurso para una logia de Imola del Rito Simbólico Italiano del GOI, el masón Ivan Nanni afirmó: «La Masonería es el hábitat natural de aquellos que amamos meternos en discusiones, de los hombres que buscan la Verdad, hombres que buscan perfeccionarse para reformular un nuevo humanismo, donde el Hombre es y debe ser puesto en el “centro de todo”, contribuyendo también, cada uno según su capacidad, a la mejora de los otros».

Un gesto también a otras Masonerías italianas. La Gran Logia Regular de Italia es una Masonería filo inglesa, iniciática, esotérica, aparentemente no laicista como el GOI. En el 2002 el nuevo Gran Maestro Fabio Venzi, en su primera alocución «Por un nuevo humanismo» declaró que «las raíces del pensamiento masónico» están «en la filosofía humanista y renacentista». También entre los «Antiguos Masones de Italia Gran Logia Nacional» se habla de «Nuevo Humanismo». El «nuevo humanismo» es también una palabra sagrada para los masones de la Gran Logia de Italia – Plaza del Gesù – Palacio Vitelleschi. Ya en el 2002 los masones de Rito Escocés Orden Rosae Crucis, anunciaron «un proceso de Nuevo Humanismo» que recoge las enseñanzas de los antiguos Hindúes, Egipcios, Griegos, Cristianos, Templarios, Hermes Trismegisto, Rosacruces, Humanismo, Hermetismo, Alquimia. Todo ello en oposición «al fuerte dogmatismo de la Iglesia».

Esperamos que el Padre Pío vele desde el Cielo para que el Primer Ministro Conte, su devoto hijo espiritual, no entregue Italia y los italianos a los custodios del Humanismo masónico.

1 Nota de C. R.: Término filosófico: «Que se dirige al conocimiento, no a la acción ni a la práctica.» (RAE)

2 Parménides de Elea fue un filósofo griego. Nació entre el 530 a. C. y el 515 a. C. en la ciudad de Elea, colonia griega de Magna Grecia. Parménides escribió una sola obra: un poema filosófico en verso épico.

Fabio Cancellipublicado el